Lugares con encanto en el Sacromonte 

El barrio del Sacromonte, es uno de los barrios más conocidos de Granada y de los más visitados tanto por turistas como por los propios granadinos. Este barrio se sitúa en la zona oriental de la capital granadina, lindando con el Albaicín, Haza Grande, El Realejo, San Pedro y El Fargue. Para acceder a él, podemos hacerlo por el camino del Sacromonte, situado a la mitad de la cuesta del Chapiz girando a la derecha, justo donde se encuentra la placeta con el aljibe del Peso de la Harina, o también en dirección al Fargue (por el camino viejo) partiendo de Haza Grande.

El Sacromonte está fuera del centro de la ciudad, pero es un lugar pintoresco desde el cual se puede observar la diversa naturaleza que hay en Granada; montañas, ríos, vega… además de la variedad étnica que convivió en ella, desde judíos, árabes y cristianos, hasta los actuales gitanos que viven en este barrio.

Esta bonita zona de Granada se encuentra en el valle de Valparaíso, en un lugar emblemático, no solo por el hermoso paraje natural que lo rodea, sino también, por tener a la Alhambra enfrente y por tanto, poder gozar de unas vistas privilegiadas de ella.

Se dice de este barrio, que está llena de misterio y es que ha inspirado a muchos, siendo la cuna del cante y del baile flamenco, repleta de pitas, chumberas, casas cuevas, vistas inolvidables y… calles no demasiado rectas ni planas, sino calles que se han adaptado al terreno donde se sitúan. En definitiva, el Sacromonte es un barrio particular que todo visitante que venga a Granada debe visitar.

Ahora bien, antes de ir a visitarlo, conviene conocer cuales son los lugares con encanto en el Sacromonte, para que no te dejes ninguno sin visitar.

Abadía del Sacromonte 

La abadía del Sacromonte es el más famoso e importante museo de este barrio, siendo junto a la Alhambra, la Catedral y la Cartuja, uno de los monumentos más bellos de la ciudad, y cuya visita no puede faltar.

Esta se sitúa en el punto más elevado del Sacromonte, siendo un lugar repleto de historia y en el que se halla un patrimonio incalculable.

El complejo artístico, cultural y religioso de la abadía del Sacromonte, está formado por: las Santas Cuevas  , la Abadía del siglo XVII-XVIII, el Colegio del siglo XVII y el Seminario.

La historia de este lugar data de 1595, cuando se hallaron en dicha zona las reliquias de San Cecilio, discípulo del Apóstol Santiago y unas placas de plomo con escritos en árabe en unos hornos de época romana, los conocidos libros plúmbeos del Sacromonte.

Este gran hallazgo hizo de este lugar, un centro de peregrinación en el que se construyeron alrededor de 1200 cruces, de las cuales actualmente solo han quedado 5. Muchas de estas cruces se donaron a los franciscanos que, en 1633, realizaron un camino que unía la abadía con el barrio de Sacromonte, para realizar un vía crucis hasta la pequeña capilla del Santo Sepulcro.

También mencionar que en el 1610, se fundó uno de los primeros colegios universitarios privados de Europa.

Hoy la Abadía del Sacromonte es una antigua abadía, del siglo XVII, en la que residen canónigos, además de ser una parroquia y un museo eclesiástico.

 

Abadía del Sacromonte.

Cruzando el patio de la abadía llegamos a una capilla que tiene un pequeño altar sobre la entrada de una mina que nos lleva hasta las cuevas en las que, hallaron las reliquias de los discípulos del Apóstol Santiago y los libros plúmbeos. En ellas se puede observar diversas capillas, siendo una de ellas, el posible horno donde sufrieron el martirio, donde hay un busto de san Cecilio y una cruz, la cual se cree que fue de San Juan de Dios. Junto a las Cuevas se halla el cementerio de los canónigos.

En el museo de Abadía, inaugurado en 2010 y ubicado en un lateral del patio, se encuentran innumerables obras de arte entre las que destacan:

  • Códices de San Juan de la Cruz.
  • Las Crónicas de Núremberg de Hartmann Schedel.
  • Una carta de Pizarro al Emperador Carlos V
  • Un Mapamundi de Ptolomeo.
  • Manuscritos árabes sobre materias de religión, derecho, gramática, historia, matemáticas.
  • Un ejemplar de Generalidades sobre la Medicina, de Averroes. 
  • Numerosos objetos de culto, tapices y una colección de vestiduras. 
  • Los famosos libros plúmbeos.
  • Las planchas que se emplearon para la estampación de grabados como la Plataforma de Granada de Ambrosio de Vico.

Y en cuanto a la gran colección pictórica y escultórica, destacan:

  • La Virgen de la Rosa, de Gérard David,  uno de los máximos representantes de la pintura flamenca.
  • La Coronación de la Virgen por la Santísima Trinidad, La Virgen de las Cuevas, San Bruno de José Risueño.
  • El retrato a Don Francisco de Saavedra de Goya.
  • El Papa León XIII, de Gómez Moreno.
  • El Calvario tallado en marfil de escuela de Alonso Cano.
  • Una Inmaculada, de Pedro de Mena.
  • La Virgen con el Niño, de Duque Cornejo.
  • El Buen Pastor, de José Risueño, entre otros.

Como habéis podido observar, la abadía del Sacromonte es uno de los momentos que tenéis que visitar si venís a Granada.

Museo cuevas del Sacromonte

Para conocer de más cerca el origen de este barrio y cómo vivían sus gente, este es el museo que tienes que visitar.

El museo cuevas del Sacromonte, se encuentra en el barranco de los Negros, en pleno corazón del Sacromonte y al estar en frente de la Alhambra, cuenta con un precioso mirador.

Este museo destaca por su patrimonio histórico constituido por las once cuevas que lo forman en las que podemos observar hasta el más mínimo detalle de cómo eran estas casas y cómo vivían sus habitantes. También destaca por la naturaleza que hay alrededor desde donde se aprecia el valle de Valparaíso, el Generalife a lo lejos, las dehesas del Sacromonte, la fuente del avellano o el cerro del aceituno.

Estas casa cuevas son accesibles y en ellas a través de audiovisuales y paneles, nos explican el origen de este barrio, como vivían sus gentes…y hasta cómo surgió el flamenco. 

El museo cuevas del Sacromonte es un lugar muy tranquilo en el que estás en contacto con la naturaleza y tienes la posibilidad de aprender acerca de este barrio y su cultura además de disfrutar de unas vistas increíbles.      

Si quieres comprar tu entrada y visitar este museo entra aquí.

Museo cuevas del Sacromonte.

Zambras Flamencas

Si estás en Granada, no te puedes perder un espectáculo de zambras flamencas en el Sacromonte

Pero….¿Sabes qué son las zambras flamencas? La palabra zambra deriva zamra, palabra árabe que significa flauta, o de zamara (músicos). Las zambras flamencas por tanto, son bailes flamencos de los gitanos de Granada, de los cuales se piensa que han sido resultado de una evolución de diversas danzas moriscas.

Estas zambras gitanas están compuestas de tres bailes: “La alboreá”, “La cachucha” y “La mosca”, los cuales simbolizan los diferentes momentos de una boda gitana.

Te aconsejamos visitar algunas de estas tres cuevas del Sacromonte donde se bailan las auténticas zambras flamencas.

María la canastera 

María Cortés Heredia, nació en febrero de 1913 en Granada, convirtiéndose en una bailaora y cantaora profesional, conocida popularmente como ¨María la Canastera¨, por su padre que elaboraba canastos de mimbre. Es considerada una de las artistas más representativas del flamenco granadino.

La La cueva de María la canastera , situada como debía ser en el Sacromonte, representa uno de los atractivos de Granada, el baile flamenco. Está decorada con fotos de personas famosas que han ido a visitarla y con elementos de cobre tradicionales del Sacromonte, contando con una capacidad para 100 personas.

En esta cueva se organizan espectáculos de cante y baile flamenco, ofrecidos por los descendientes de María, en concreto su hijo Enrique El Canastero, el cual cuida la cueva, manteniéndola en su estado original y siguiendo con la tradición hasta nuestros días.

Disponen además, de un restaurante con vistas a la Alhambra desde donde poder disfrutar de la gastronomía granadina, acompañado de una buena zambra flamenca.

Venta del gallo

La venta del gallo en el Sacromonte se fundó en el 1977, en ella Juan Heredia, hijo de la mítica bailaora Antonia “la Gallina” la cual fue escogida por Vicente Escudero para la gira  que realizó por Norteamérica durante los años 30, es el que la mantienen en la actualidad.

Este empezó su carrera artística como guitarrista en las zambras flamencas acompañando a grandes artistas del momento. Hay que destacar de él como, siempre defendió su barrio, el Sacromonte, como barrio artístico y cultural y denunció en numerosas ocasiones el abandono que tenía dicho barrio. Fue un luchador, también defendió públicamente la defensa de los derechos de los gitanos, fundando incluso diversas fundaciones gitanas.

En la actualidad es uno de los tablaos flamencos más famosos de Granada, además de ser restaurante. Aquí podrás disfrutar de las típicas zambras flamencas del Sacromonte.

El gallo, espectáculo de zambra flamenca.

Cueva de la rocío

Esta es otra de las más conocidas cuevas flamencas del Sacromonte y una de las primeras zambras gitanas de este barrio. Fue fundada por Don Andrés Maya Fajardo y Doña Rocío Fernández Bustamante en el año 1951, continuando todavía bajo la familia Maya, uno de los apellidos más conocidos en el mundo del flamenco.

La familia Maya ha logrado conservar la auténtica zambra flamenca, la fiesta que se iniciaba en cualquier momento y en cualquier estancia de la cueva sin necesidad de organización alguna, ni escenario, únicamente un coro y a bailar.

En la actualidad, dirige la cueva de la rocío Francisco Heredia Maya, el cual ha conseguido que podamos continuar disfrutando de este maravilloso espectáculo en el interior de esta típica cueva del Sacromonte, sentándonos alrededor de los bailaores, guitarristas y cantaores.

Fuente de la Amapola

La gran mayoría de la gente conoce poco el barrio del Sacromonte ya que, únicamente suelen ir por las calles principales hasta llegar a la abadía y desconoces otros muchos lugares que esconde este barrio y muchos desconocen, como la fuente de la Amapola.

Este es otro de los lugares con encanto en el Sacromonte, al que pocas personas saben llegar. Un buen punto de referencia para saber localizarla es la muralla Zirí, aunque te encontrarás con la fuente antes de llegar a la muralla. 

Pero claro, ¿cómo llegamos hasta la fuente de la Amapola? Debemos llegar a plaza nueva y continuar por el precioso camino de los tristes hasta el final, subiendo a la izquierda por la cuesta del Chapiz y a mitad de esta a la derecha en una placita en donde hay un aljibe nos metemos y continuamos caminando por ahí, hasta llegar a la Verea de Enmedio, pasando por preciosos miradores que nos harán parar y echar alguna foto.

Esta fuente se encuentra en una pequeña plaza, en la que hay algunos bancos para sentarse y disfrutar de la tranquilidad. La fuente en sí, es muy normal, la típica fuente que te puedes encontrar en cualquier ciudad para beber agua o incluso, te recordará a la que tenías en el recreo, pero lo que la hace especial, es el lugar donde se encuentra, en el barrio del Sacromonte, junto a casas cuevas, muchas de las cuales cuentan con siglos de historia, al lado de la antigua muralla Zirí, en un lugar de tradición, de naturaleza y de paz, desde el que tenemos unas vistas excepcionales de la Alhambra.

La fuente de la Amapola, se encuentra en un pequeño círculo de ladrillos y junto a ella, en la pared del fondo hay cerámica típica de Granada, en una de ellas se puede leer el nombre de la fuente y en otra, una bonita frase que dice: “Cuánto me gustaría ser la fuente d mi barrio pa cuando pases y bebas sentir muy cerca tus labios”.

Cabe señalar que cerca de la fuente de la Amapola, a escasos metros se encuentra la casa cueva de “Chorrojumo”, un peculiar gitano granadino de la segunda mitad del siglo XIX. Este se ganaba la vida contando historias de la Alhambra a los turistas y dejándose fotografiar por ellos, ya que llamaba la atención la pintoresca ropa que llevaba.

Una vez conocidos los principales lugares con encanto en el Sacromonte ya solo te falta aprovechar un fin de semana o unas vacaciones para ir y visitar estos lugares.

Lugares con encanto en el Sacromonte: fuente de la Amapola.