¿Conocíais a Venancio Blanco?

Quizás te suena o hayas oído hablar de él, y es que en nuestra querida Abadía del Sacromonte se encuentran actualmente diversas obras de Venancio Blanco ya que la fundación Abadía del Sacromonte y la fundación Mapfre llegaron a un acuerdo por el cual se han cedido dichas obras para ser instaladas y admiradas por el público que va a visitar este monumento. Así, la Abadía se ha convertido también en un lugar de arte contemporáneo en Granada, ya que siempre ha destacado por la gran colección de arte barroco con la que cuenta.

Pero aun así, si aún no tienes muy claro quién es este hombre, no te preocupes, pues en este post descubrirás quien fue Venancio Blanco ya que te vamos a contar gran parte de su vida y algunas de sus obras más importantes como el “Cristo que vuelve a la vida” o la “Sagrada Cena”, destacando también cuáles son algunas de las obras que se pueden contemplar en la Abadía.

Pero…ahora bien, ¿Quién es Venancio Blanco? ¡Vamos a descubrirlo!

Retrato de perfil del escultor Venancio Blanco.

Biografía Venancio Blanco

Venancio Blanco Martín nació en Matilla de los Caños del Río (Salamanca), el 13 de marzo de 1923 y fue un escultor contemporáneo español de reconocido prestigio nacional e internacional

Este se crio entre toros bravos y dehesas, además de que su padre, José Blanco, era mayoral de las ganaderías de Pérez Tabernero, por lo que quizás este pueda ser el origen de su interés al realizar muchas de sus obras sobre temas taurinos.

Con ocho años se trasladó con su familia a Robliza de Cojos donde recibió las enseñanzas de un maestro rural al cual recordaba con gran afecto y del que había aprendido tanto, como a transmitir con facilidad aquello que más le interesaba.

Años más tarde, en el 1937 empezó a estudiar en  la Escuela Elemental de Trabajo y en la de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Salamanca, al ser becado por el Ayuntamiento de Salamanca. En el año 1941 en plena guerra mundial, el escultor Venancio Blanco, con tan solo 18 años viaja a Italia gracias a un premio que consiguió. Es en este país donde descubre su pasión por la escultura.

Durante el año 1943 y hasta el 1948 cursó sus estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, convirtiéndose después en profesor de Modelado en la Escuela de Artes y Oficios de la misma ciudad.

Vuelve a Italia, pero esta vez con una beca de la Fundación March con la que adquiere numeroso conocimientos sobre la fundición artística en bronce.

Pasados unos años, en 1957 se casa con una cordobesa, María del Pilar Quintana con la que tiene un hijo, y en 1959 adquiere el premio de la crítica a la mejor exposición del curso.

Escultor Venancio Blanco frente a una de sus esculturas.

El gran trabajo de Venancio Blanco se ha visto recompensado gracias a los innumerables premios que ha recibido a lo largo de su vida, tanto nacionales como internacionales, algunos de ellos son: el Premio Nacional de Escultura en 1959, la Primera Medalla de Escultura de la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1962, el Gran Premio de Escultura en la V Bienal de Arte de Alejandría (Egipto) en 1963, la Medalla de Oro de Escultura con su obra Nazareno en la IV Bienal de Arte Sacro de Salzburgo en  el año 1964, la cual es la más alta condecoración en el arte religioso en Europa y en 1965 consiguió la Medalla de Oro de la X Exposición Las Artes en Europa de Bruselas. 

Su carrera siguió creciendo, siendo en 1975 nombrado Académico de Número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en 1986 se convierte en miembro de la  “Pontificia Insigne Accademia Artistica dei Virtuosi al Pantheom”, en 1993 participó en la exposición Las edades del hombre de Salamanca, con una gran escultura de Cristo muerto y en 2001, el escultor salmantino consiguió el Premio de las Artes de Castilla y León.

El escultor falleció a causa de un paro cardíaco en su domicilio, en Madrid, el 22 de febrero de 2018, siendo enterrado en el cementerio de La Almudena.

La Fundación Venancio Blanco es una institución sin ánimo de lucro, la cual se constituyó en noviembre de 2008 y tiene como objetivo dar continuidad a la obra y personalidad de este gran artista español. 

Venancio Blanco, partiendo de las formas tradicionales, ha sido uno de los artistas españoles que ha renovado la escultura religiosa contemporánea, incorporando en ellas la vanguardia.

Escultura de un caballo de Venancio Blanco en la calle.

Obras del escultor

Los temas preferidos del escultor Venancio Blanco son los religiosos, el flamenco y el taurino, como mencionábamos al principio del post.

Venancio Blanco se ha convertido en uno de los escultores más importantes del siglo XX español, y es que, fue uno de los mayores representantes de la llamada escultura neofigurativa.

Su obra se encuentra entre la perfección clásica, el vacío expresionista atrapado entre las roturas dramáticas de sus planos en bronce y el cálculo estructural del constructivismo arquitectónico, en definitiva, su creación es meditada y detenida pero a la vez llena de sensaciones que logra incorporar magistralmente en el bronce. 

 Las obras de Venancio Blanco se encuentran en museos de todo el mundo dando testimonio de su arte como:  en  los museos de Escultura al aire libre de Midelheim y de Bellas Artes, en Amberes (Bélgica); en el Museo Vaticano en Roma, e incluso en el Museo del Cairo en Egipto o en el Museo Nacional de Oslo (Noruega). Y como no, en España, su país, son muchos los museos que poseen sus obras y las exponen cada día al público, como: el Centro de Arte Reina Sofía de Madrid,  el Museo de Bellas Artes de Salamanca, el Museo de Escultura al Aire Libre en Alcalá de Henares, el museo de Arte Contemporáneo de Sevilla…además de en su ciudad natal, Salamanca en la que no solo hay innumerables museos donde se pueden admirar sus grandes obras, sino también en la propia ciudad, en sus plazas o calles.

 Con respecto a lo que comentábamos al inicio del post, en la Abadía del Sacromonte de Granada se han instalado algunas de las esculturas de Venancio Blanco como: una escultura de San Juan de la Cruz, una Anunciación, una Piedad, una escultura de Santa Teresa de Ávila y la Última Cena, esta de grandes dimensiones, entre otras muchas… todas en bronce fundido, de gran expresividad y cierto dramatismo, características del artista.

Por último comentar que el propio Venancio Blanco manifestó el gran deseo que tenía en que esta colección fuese expuesta en la Abadía granadina del Sacromonte y así se ha llevado a cabo.

Escultura última cena de Venancio Blanco.