Literalmente Corpus Christi significa «cuerpo de Cristo» y viene del latín, también es conocida esta fiesta como la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, antes llamada Corpus Domini («cuerpo del Señor»).

Esta fiesta del Corpus Christi es una de las más importantes de la Iglesia Católica y está destinada a celebrar la presencia de Cristo en la eucaristía. Su finalidad primordial es aclamar y aumentar la fe de todos los creyentes, aunque también se trata de recordar la institución de la eucaristía, la cual tuvo lugar durante la última cena del Jueves Santo y donde Jesús convirtió el pan y el vino en cuerpo y sangre y se lo ofreció a sus apóstoles para que comulgaran, por ello se presenta a Jesucristo en el Santísimo Sacramento, sacándolo en procesión y dándole públicamente el culto de adoración. 

En definitiva, es el acto que antecede el sacrificio de Jesús en la cruz y por el que se venera así su santidad como representante de Dios en la tierra.

Esta festividad se celebra en numerosos países de Sudamérica como: Perú, Chile y Argentina, y también en diversas ciudades de Alemania, Polonia, Portugal, España… y  siempre se festeja el jueves siguiente a la  solemnidad de la Santísima Trinidad.

Las celebraciones del Corpus Christi varían según cada lugar, pero todas ellas tienen una cosa en común, y es que, se procesiona y exhibe el cuerpo de Cristo por las calles y lugares públicos de las ciudades, acompañado por miles de fieles.

Crucifijo en un altar.

Origen e historia de la fiesta del Corpus Christi 

El origen e historia de la fiesta del Corpus Christi data del siglo XIII, concretamente en Lieja (Bélgica). El obispo de esta ciudad aceptó la petición de Juliana de Cornillon, una religiosa del Monasterio de Mont Cornillon, que deseaba celebrar el Sacramento de la eucaristía en una fecha distinta a la Semana Santa.

Esta priora afirmaba que desde su juventud Dios le había dicho que ella establecería la festividad del cuerpo de Cristo. Y así fue.

John de Lausana, el director espiritual de santa Juliana, apoyado por numerosos teólogos, hicieron llegar esta petición al obispo Roberto de Thorete y en 1246 se estableció el primer jueves de la Octava de Pentecostés, sesenta días después del Domingo de Resurrección (el jueves siguiente a la solemnidad de la Santísima Trinidad),como el día del  Corpus Christi. Por esta razón, el Corpus Christi no tiene una fecha concreta de celebración. 

A partir de 1990 deja de celebrarse el jueves y pasa la solemnidad litúrgica al domingo, aunque en numerosas localidades la procesión del Corpus Christi es el jueves e incluso es día festivo como marcaba la tradición.

También se cuenta la historia del milagro eucarístico (1263) de Bolsena, una ciudad cerca de Roma, en el que a un sacerdote le surgieron dudas sobre la veracidad de la consagración en la celebración de la Misa. En el momento en el que cura comenzó a pronunciar las palabras de la consagración, empezaron a salir gotas de sangre de la Hostia, manchando el corporal (paño o lienzo blanco cuadrado, que se extiende durante la Misa encima del altar para colocarlo sobre el cáliz) y algunas piedras del altar, las cuales se encuentran actualmente en la basílica de Santa Cristina (lugar donde se produjo dicho milagro).

Este acontecimiento hizo que la Iglesia católica estableciera la celebración del Corpus Christi de manera definitiva y un año después, en el 1264, el papa Urbano IV instituyó oficialmente la fiesta a través de la bula Transiturus hoc mundo. 

Corpus Christi.

Fiesta del Corpus Christi en Granada 

El Corpus Christi en Granada es la fiesta grande de la ciudad, se celebra durante una semana completa y varía cada año su fecha como hemos mencionado anteriormente, según cuando se celebre la Semana Santa.

Esta fiesta lleva celebrándose en Granada desde hace más de quinientos años, y es que, esta festividad fue implantada por los Reyes Católicos. Estos decidieron que la fiesta del Corpus Christi durara una semana y que se sacara en procesión el cuerpo de Cristo, para de esta forma conseguir más creyentes.

Tradicionalmente el jueves es cuando se celebra la fiesta del Corpus Christi en Granada, siendo festivo en la capital granadina, no en los pueblos de la provincia. Este día no es laborable, y por tanto, no abren los comercios. Toda esa semana la mayoría de los negocios abren solo por la mañana y muchos de ellos, e incluso empresas, hacen puente cogiendo el viernes después del Corpus.

Los días claves de esta gran fiesta granadina son el miércoles y el jueves. El miércoles porque sale la Tarasca, la gran favorita de los niños, esta es un peculiar pasacalles de orígenes paganos que inicia a mediodía en el que se saca a pasear por el centro de la ciudad a una figura de una mujer subida en un dragón y que simboliza el triunfo del bien sobre el mal. Siempre hay mucho misterio sobre cómo irá vestida la mujer y es que se dice que lo lleve será la moda del año siguiente, además de que el Ayuntamiento le concede el honor de vestirla y peinarla a diseñadores y peluqueros de la ciudad.

Tarasca desfilando por las calles de Granada.

Este pasacalles va acompañado también de gigantes y cabezudos, estos últimos llevan vejigas de cerdo con las que le dan a los espectadores, haciendo este desfile aún más divertido.

El jueves porque es la festividad del Corpus Christi y todos los granadinos salen a ver en procesión el cuerpo de Cristo en la custodia que fue regalada por la reina Isabel la Católica con el objetivo de hacer de esta fiesta, las más importante de la ciudad. 

En esta procesión religiosa se rinde culto a la Eucaristía y se ponen altares y toldos por todo su recorrido.

Hay que mencionar que esta procesión es muy larga, ya que no solo sale la Custodia con el cuerpo de Cristo, sino también vuelve a salir la Tarasca y desfilan todas las autoridades locales y eclesiásticas de la ciudad.

Como curiosidad, según la tradición se dice que este es uno de “los tres jueves del año que relucen más el sol”.

Durante estos días, hay numerosos eventos culturales como las corridas de toros, además de las casetas y los columpios del ferial.

Conviene hacer mención a un elemento característico del Corpus granadino: las carocas y quintillas.

Esta es una tradición del XVII en el que el Ayuntamiento organiza un concurso de quintillas, las cuales hablan de los temas más destacados del año, pero de forma irónica o con humor.

Se seleccionan las veinte mejores y se ilustran con carocas, para después exponerlas en la  Plaza Bib-Rambla, en donde se colocan desde el siglo XIX. 

Como habéis podido observar, es una gran fiesta con numerosas curiosidades y eventos que toda persona debería vivir una vez en su vida. 

Corpus Christi en procesión por las calles de Granada.