Claustro

El Claustro de la Abadía del Sacromonte conecta cada uno de los lugares de oración.

Claustro

Descripción

La vida de la Abadía del Sacromonte emana del Claustro, y se acerca a cada uno de sus lugares de oración y esparcimiento. Destacamos en este punto éste espacio en el que, aunque sólo se terminó construyendo uno de los cuatro Claustros que estaban previstos, éste se ha convertido en la antesala que muestra la grandeza del edificio.

Con un alzado de columnas toscanas que descansan en arcos de medio punto, la sobriedad y sencillez del Claustro de la Abadía se simplifica en el patio con una humilde fuente central, donde los peces, el sol y la calidez del mismo, así como las plantas cuidadas y macetas, hacen la composición perfecta para que el silencio se acerque al visitante.

Con sus columnas toscanas, el Claustro de la Abadía fue el único que se construyó de los cuatro proyectados

La tranquilidad de una Abadía VIVA, con mayúsculas, se hace palpable en el Claustro, aquí es donde la curiosidad del viajero, aun siendo el lugar con menos destacamento arquitectónico, se despierta. La Abadía del Sacromonte se siente en lugares de tranquilidad, y como dice nuestro compañero Julián, en lugares de “silencio sonoro”.

El ruido del agua en la fuente, las combinaciones de colores de las plantas y el ladrillo, así como la envoltura en columnas, nos acerca a un espectáculo completamente identificable con el lugar en el que nos encontramos.

Por su belleza arquitectónica y entorno el Claustro es un lugar de la Abadía lleno de paz y armonía

La hasta hace poco, presencia de estudiantes, las visitas de hoy de los turistas, los estudiosos y los investigadores, así como todo aquel que quiera llegar a nosotros, hacen que hoy sintamos la vida del Claustro más que nunca, porque todo el mundo de bien tiene cabida en nuestra casa, porque hoy, después de tantos años, la vida en la Abadía del Sacromonte de Granada es una realidad, y podemos decir a quien nos visita que están pisando un monumento vivo, en el que nunca se ha dejado de crecer y sobretodo de aprender, para hacer mención y honor a aquella estrella de Salomón que nos representa, por y para la sabiduría.

Claustro
5 (100%) 4 vote[s]