Crujías

Crujías

Descripción

Una planta superior, las Crujías, se alza en el interior de los pasillos de la Abadía, y aunque hoy no está este espacio abierto a la visita, la Abadía se muestra más viva que nunca por estos pasillos, los que en un día estuvieron llenos de estudiantes, y los que hoy siguen siendo funcionales.

La belleza de los tapices que a lo largo de la Historia de la Abadía han sido donados para el patrimonio de la misma, visten las paredes de este rincón privado, que no deja indiferente a aquellos que en las visitas más especializadas pueden verlo.

Sus ventanales hacia el corazón del edificio, el Claustro, el silencio y el olor a libro viejo hacen que al caminar se aprecie con la tranquilidad de la comunidad religiosa, y que nos demos cuenta que sólo caminando por lugares como éste estás verdaderamente apartado del ruido y la pesadumbre del mundo que hoy nos envuelve.

Puntúa nuestra página